Vivir en Balance

Hace un par de años tuve un período de profunda depresión y no suelo hablar mucho de esa etapa pero sé que hay muchas personas pasando por esta etapa donde nada puede hacerles ver lo afortunados que son de estar vivos. Durante ese oscuro tiempo en mi vida pensé que el mundo estaba jugando en mi contra, que la gente no me apoyaba, que estaba sola, que jamás saldría de esa fase.

En algún momento llegué a pensar que lo mejor era no seguir viviendo pero jamás estamos solos. Y un día divagando en la ciudad, buscando algo o alguien donde encontrra confort, llegué a un libro que abrió mi mente hacia un enorme cambio, un cambio de perspectiva. El libro estaba en una de las mesas de un mercadillo callejero de esos que abudan aquí en París.

En el libro la autora se explicaba que hasta que no nos atrevemos a cuestionar lo que nos duele, los pensamientos que transitan en nuestra mente jamás podemos ser de verdad libres, ellas decía que el amor es poder y que todo tenemos derecho a vivir en paz y felicidad. Mientrás leí las primeras lineas lágrimas brotaron de mis ojos y el señor que vendía los libros me dió una servilleta y me regaló el libro, me dijo este libro te pertenece y te ha encontrado y me mostró una sonrisa que me llegó al alma. le di las gracias y me senté en el parque al otro lado de la calle en un banco debajo de un árbol frondoso y de un verde primaveral increíble.

Seguí leyendo, en el libro se explicaban un simple ejercicio con unas preguntas a practicar en esos pensamientos que dolían, penamientos hacia otras personas, hacia mi misma, hacia la situación que vivía y mientras las aplicaba mi corazón empezó a sentirse cada vez más liviano, el estrés acumulado en mis hombros desapareció, los pensamientos cesaron por un largo momento y me sentí bien, algo que no sentía desde hacía tanto tiempo, era como si una luz se encendía.

A veces pensamos que estamos solos, que nadie nos escucha pero la verdad es que siempre que pedimos nuestras peticiones son atendidas, en aquel momento yo necesitaba una guía y ese libro llegó, en el momento perfceto, de la forma perfecta con el mensaje perfecto para mi y yo lo acepté porque ya no tenía ni idea de como seguir viviendo como lo estaba haciendo.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *