Sonreír aún Cuando las Cosas Salen Mal

Parece algo irracional pero es lo que he aprendido a duros golpes. Estamos acostumbrados a apreciar solo aquello que parece ir bien pero todo lo contrario ocurre cuando algo no ocurre cuando algo no sale como lo hemos imaginado e idealizado en nuestra mente.

Se nos ha enseñado también que perdemos algo si las cosas salen mal pero he comprobado en mi propia experiencia que cuando algo no sale como yo quería he ganado mucho más, para mi perder es ganar y ganar es ganar.

Cuando algo sale mal tiene muchos indicadores y alertas para nosotras que no podrían ayudar a ser mejores, también nos trae muchas lecciones acerca de nosotras y que es una buena idea explorarlos y tomar con agradecimiento.

Pero te estarás preguntando ¿cómo puedo sonreír si algo sale mal si eso te duele o si eso no es lo correcto, que tienes que sufrir por ese “fracaso” ? Pues eso requiere honestidad y presencia.

Trabajar en ti misma te ayudará a comprender que todas las situaciones que la vida te presenta tienen una sola misión: ayudarte.

Que alivio ha sido para mi empezar a ver todo lo que sucede en mi vida como una bendición y apreciar lo que me ofrece y lo mejor de es que si hay que no sucede es porque no debía suceder y si algo sucede lo acepto con gratitud.

No hay error en el universo y siempre ocurre lo que debe ocurrir ni más ni menos. Nuestra mente siempre va a buscar la excusa perfecta para hacernos creer lo contrario, tendrá siempre a la mano la historia perfecta para hacerte sentir que lo que ocurre es incorrecto y te pone en conflicto y guerra contigo misma.

Te invito a evaluar tu vida y ver aquellos momentos donde las cosas no salieron como tú querías y buscar la lección que aprendiste de ello y ver cómo siguió tu vida en adelante para que te des cuenta de que siempre la vida continúa y tú te haces mejor y más sabia. Esa es mi experiencia.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *